martes, 18 de noviembre de 2008

Inspiración

Siempre llega el día en que uno percibe que la inspiración ha huido. Pero no hay día en que las ideas, las palabras, los sueños, los conflictos interiores no precisen una salida.
Y así, tal como un claustrofóbico buscaría con ansia extrema salir de un espacio cerrado, los sentimientos negativos sangran desde dentro de la herida interna, manchando las hojas con letras sin sentido muchas veces, pero al fin y al cabo, letras liberadoras del alma.

Empecé a buscar como un loco entre los cajones. Buscaba escritos que ya había olvidado. Lo que sí recordaba de esos viejos papeles era que en ellos había puesto mucha carga interior. Demasiada. Debía encontrarlos, releerlos, recomponer las piezas que formaban el rompecabezas de mi existencia. Porque mientras, el tiempo escapa y no alcanzo a comprenderlo todo, con una vida sesgada escrita en papeles esparcidos por el cuarto desordenado de mi mente. Aquellos escritos oscuros y tristes, debían quemarse. Quemar después de leer.

Cuando la oscuridad y la tristeza acosan mi paz y violan mi calma, las escupo, y clavo puñaladas con las palabras.

Recuerdo haber escuchado a escritores que nunca habían vuelto a releer sus obras por miedo... Por el miedo que sentían al poner tanto de sí mismos en los textos, por no reconocerse en ellos con el paso del tiempo, el terror que produce la sinceridad. Es como salir desnudo a la calle, mostrar tus vergüenzas mientras la gente mira.
Todos los que dejamos pedacitos de nuestra alma en el papel, tenemos un odio hacia quienes escriben insípido, sin sabor, aséptico. ¿Qué mérito tiene hablar del mundo exterior sin pasar por uno mismo? Así nada duele, nada llega ni emociona, nada queda...
Por eso he decidido no maldecir más.
No tengo paz, amor, equilibrio ni dinero. Aunque no sé por qué me quejo si en el fondo así me inspiro.

Tren de Barcelona a Sabadell, un mediodía nublado de noviembre.

El Vendedor de Versos.

3 comentarios:

Sara dijo...

"Cuando la oscuridad y la tristeza acosan mi paz y violan mi calma, las escupo, y clavo puñaladas con las palabras".. esta frase es como un jarro de agua fría!!
Me da la impresión de que, con este texto, has liberado tensiones y soltado bastante rabia, mejor fuera que dentro, no?
Aunque, sinceramente, prefiero tus anteriores escritos sugerían más paz jaja y la inspiración.. son estos días tan grises y a la vez tan perfectos.. que tienen que existir a la fuerza para que uno sepa valorar aún más los días buenos.
Nosé, aver si la proxima vez que escribas algo está dominando tu polo positivo!
Soraya a muerte! xD ( venga y Noemi..)
Un beso! Hasta mañana!

Anónimo dijo...

"Recuerdo haber escuchado a escritores que nunca habían vuelto a releer sus obras por miedo... Por el miedo que sentían al poner tanto de sí mismos en los textos, por no reconocerse en ellos con el paso del tiempo, el terror que produce la sinceridad"

Escritores y no escritores, yo no tengo ni idea y cuando escribo algo que tenga un poco de mi me da pánico leerlo luego, suelo sentirme ridicula incluso avergonzada y asustada de ver todo lo que mi persona llega a sentir.
sigue dejando un poco de ti en estas linias, tienes valor. 1abrazo

Anónimo dijo...

joselillo la verdad ke es una pasada como se te da de bien el escribir no conocia esta faceta tuya me e kedado.... sin palabras
un beso!!!y aber si nos vienes a ver de vez en cuando ke nos tienes abandonaos jeje